Mi corazón espera también, hacia la luz y hacia la vida, otro milagro de la primavera.¨ ANTONIO MACHADO

Cuando la Biblia y la ciencia parecen hablar de lo mismo.

Posted by Dr. Juan Carlos Gallo | Posted in Blog | Posted on 21-02-2011

Tags: , ,

4

Hace más de dos mil años ya se planteaba la ventaja de las dietas ricas en vegetales

Danieñ rechazando la dieta del reyEn la Biblia se narra que Daniel, llevado a Babilonia en tiempos del Rey Nabucodonosor II, sugirió a Meltsar, quien por orden del jefe de los eunucos del citado Rey cuidaba de él y sus compañeros, que le dieran a él y a sus compatriotas legumbres para comer y agua para beber, y compara los efectos de esta dieta con los producidos por la dieta real en los muchachos que la ingerían. Al cabo de los diez días, Meltsar observó que el rostro de Daniel y sus compañeros se veía mejor y más robusto que el de los muchachos que comían la porción de la comida del Rey. Hasta aquí el “experimento” realizado hace unos 2.600 años. Independientemente que la medición fue muy subjetiva, que se puede objetar la “aleatorización”, la “comparabilidad” de ambos grupos, que no se aplicaron pruebas estadísticas, etc., no se puede negar su valor como antecedente histórico de los ensayos clínicos controlados actuales.  La dieta se encuentra registrada en Daniel capítulo 1 versículo 12: “Prueba te ruego a tus siervos durante diez días. Danos legumbres a comer y agua a beber“.

 ¿Cómo es la historia?

 Daniel y sus amigos habían sido tomados prisioneros por los ejércitos de Nabucodonosor. Al ser llevados a Babilonia se les ofreció estudios superiores y además, participar de la misma comida que había en la mesa del rey. Es en esas circunstancias cuando Daniel hace su decisión y la propuesta de una dieta. Hay una referencia más a esa dieta sugerida por Daniel en el versículo 16: “Desde entonces el guarda tomaba la ración y el vino de ellos, y les daba legumbres”. Algo que salta a la vista inmediatamente es la repetición del término “legumbres”. El cual en hebreo es “Zero´im” que significa Vegetales o alimentos vegetales. Proviene de la raíz “Zerá” que significa semillas. En general, se puede concluir que la traducción de éste término es: Alimentos vegetales, de plantas que producen semillas. Una dieta rica en frutas y llegumbres parece más sanaAlomía afirma que cuando Daniel se refiere a legumbres es “todo el amplio rango alimentario de origen vegetal encontrado en la naturaleza: frutas, cereales, hortalizas, legumbres, nueces, palmeras, etc“. Sin embargo, Daniel no estaba inventando esa receta, él hacía referencia a la dieta del Génesis dada por Dios mismo a Adán y a Eva en Génesis 1:29 “Os doy toda planta que da semilla, que está sobre la tierra, y todo árbol que lleva fruto y da semilla. Esto será vuestro alimento“. La dieta sugerida consistía en: Panes de trigo y cebada, granos tostados y hervidos, ensaladas de verduras, frutas como higos, uvas y pasas, nueces granadas y especialmente dátiles que hasta hoy son muy abundantes y esenciales en la dieta mesopotámica, el aceite de oliva, miel de abejas, posiblemente queso.  Ahora la revista científica Lipids in Health Disease (Lipids Health Dis. 2010; 9: 94.) vuelve sobre el tema al evaluar los efectos de ésta dieta sobre factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. A continuación el abstract Efecto del Ayuno de 21 días de Daniel sobre los factores de riesgo metabólico y enfermedad cardiovascular en hombres y mujeres. Bloomer RJ Kabir, MM, RE Canale, Trepanowski JF, KE Marshall, Farney KG TM, Hammond. Laboratorio de Metabolismo de la Universidad de Memphis, Memphis, TN 38152, EE.UU.. rbloomer@memphis.edu  Resumen ANTECEDENTES: La modificación de la dieta a través de la restricción calórica se asocia con varios efectos relacionados a mejorar la salud metabólica y cardiovascular. Sin embargo, una reducción del mandato en kilocalorías no es bien tolerado por muchas personas, lo que limita la aplicación a largo plazo de dicho plan. El Ayuno de Daniel ampliamente utilizado  y rápido basado en el libro bíblico de Daniel. Se trata de un período de 21 días libre de productos animales y conservantes, y que incluye frutas, verduras, granos enteros, legumbres, nueces y semillas. El propósito del presente estudio fue determinar la eficacia del ayuno Daniel para mejorar marcadores de riesgo de enfermedades metabólicas y cardiovasculares.  MÉTODOS: 43 pacientes (13 hombres, 30 mujeres, 35 ± 1 años, rango: 20-62 años) completaron un periodo de 21 días de la ingesta de alimentos modificados de conformidad con las directrices detalladas proporcionadas por los investigadores. Todos los sujetos compraron y prepararon sus propios alimentos. Tras el cribado inicial, se les dio una semana para prepararse para el ayuno, después de lo cual se informó al laboratorio para su evaluación antes de la intervención (día 1). Después del ayuno de 21 días, los sujetos concurrieron al laboratorio para su evaluación posterior a la intervención (día 22). Para ambas visitas, los sujetos tuvieron 12 horas de ayuno, y se contraindicó la realización de ninguna actividad física intensa durante los últimas 24 a 48 horas. En cada visita, la salud física y mental (formulario SF-12 http://www.tcjr.com/forms/SF12form.pdf), frecuencia cardíaca en reposo y la presión arterial También se midieron variables antropométricas. Se recogió sangre para la determinación de hemograma completo, pruebas metabólicas, lipidograma, insulina, HOMA-IR, y la proteína C-reactiva (PCR). El cumplimiento de auto-reporte de los sujetos, el estado de ánimo, y la saciedad en relación con el ayuno también se registraron. Todos llevaron un registro de sus dietas los siete días anteriores al ayuno y los últimos siete  del mismo  RESULTADOS: El cumplimiento de los sujetos fue de 98,7 ± 0,2% (media ± SEM). Utilizando una escala de 10 puntos, el estado de ánimo de los sujetos y la saciedad fueron 7,9 ± 0,2. Las siguientes variables fueron significativas (p <0,05) tras el ayuno, en comparación con antes del ayuno: recuento de glóbulos blancos (5.68 ± 0.24 vs 4.99 ± 103.μL 0,19-1), nitrógeno ureico en sangre (13,07 ± 0,58 vs 10.14 ± 0.59 mg.dL-1), nitrógeno ureico en sangre / creatinina (14,74 ± 0,59 vs 11,67 ± 0,68), proteína (6,95 ± 0,07 vs 6,77 ± 0,06 g.dL-1), colesterol total (171.07 ± 4.57 vs . 138.69 ± mg.dL 4.39-1), LDL-C (98,38 ± 3,89 vs 76,07 ± 3,53 mg.dL-1), HDL-C (55,65 ± 2,50 vs 47,58 ± 2,19 mg.dL-1), PAS (114.65 ± 2.34 vs 105.93 ± 2.12 mmHg) y diastólica (72,23 ± 1,59 vs 67,00 ± 1,43 mmHg). La insulina (4,42 ± 0,52 vs 3,37 ± 0,35 μU.mL-1, p = 0.10), HOMA-IR (0,97 ± 0,13 vs.0.72 ± 0,08, p = 0.10), y la PCR (3,15 ± 0,91 vs 1,60 ± 0,42 mg.L-1, p = 0,13), se redujeron a una clínicamente significativa, si bien medida es estadísticamente insignificante. No hubo diferencia significativa para cualquier variable antropométrica (p> 0,05). Como era de esperar, múltiples diferencias en la ingesta de la dieta se observó (p <0,05), incluyendo una reducción en la ingesta calórica total (2185 ± 94 vs 1722 ± 85).  CONCLUSIÓN: Un periodo de 21 días de la ingesta de la dieta modificada de acuerdo con el ayuno de Daniel es 1) bien tolerado por los hombres y mujeres y 2) mejora de varios factores de riesgo para enfermedades metabólicas y cardiovasculares. A mayor escala, los estudios aleatorios, incluido un período de tiempo más largo y, posiblemente, se requiera una ligera modificación en la elección de alimentos en un intento de mantener el colesterol HDL, es necesario ampliar estos resultados.  El artículo se puede consultar en su formato en su versión completa en: http://www.lipidworld.com/content/9/1/94  Si bien estos resultados pueden ser cuestionados por el breve período durante el cual los voluntarios se sometieron al plan, resulta evidente que una forma equilibrada de alimentación debe respetar una pirámide que no es egipcia. La pirámide alimentaria: La misma tanto en su versión anterior como la más moderna (2010) colocan a la verduras, frutas y legumbres junto a la actividad física en el lugar de privilegio.

Comments (4)

Lo que sucede és sencillo de entender.Si todos nos dieramos cuenta que fuimos creados por Dios y que ÉL sabe la constitucion fisica y emocional del ser humano,por que no aceptar su palabra la biblia como un buen guia para nuestras vidas no que dice respecto a la salud y otros temas.!

La explicacion es mas facil el antiguo y nuevo testamento es lel testimonio mas claro de la presencia y manipulacion segun un gran plan de una civilizacion extraterreste.
Sino lean en el Levitico las intrucciones de Yaveh sobre la alimentacion de animales pajaros y peces puros e impuros
Fue claramente la forma de dvertirles a esos pueblos primitivos sobre el peligro de las bacterias y enfermedades infecciosas.
Algun dia todos sabran la verdad
Ojo no descarto la existencia del alma y el espiritu
Solo digo que una civilizacion mas avanzada que la nuestra nos guio o manipulo.

Hola
Para información podés informarte en http://www.cursorehab.com.ar o bien directamente a este mail: secretariarehab@hotmail.com
Saludos
Juan Carlos

Que interesante es que la ciencia brinde aval a las santas escrituras, El cuerpo humano ha sido diseñado por Dios originalmente para consumir alimentos de origen vegetal (genesis 1:29).Por lo tanto si esto es lo mejor opcion para una mejor calidad de vida saludable, la eligo. Muchas gracias por compartir estos temas tan urgentes para nuestra salud.

Dejá tu comentario

'+
1
'+
2 - 3
4 - 5
6 - 7
8 - 9
10 - 11
12 - 13
13 - 14
[x]